Vamos a lo práctico

¿Qué te duele, la cabeza? ¡Tomate un analgésico!, es lo más rápido contra el dolor. Luego ya, si quieres, investigas el origen… Con los duelos ocurre lo mismo. Duelos y dolores de alma hay de muchos tipos, tantos como remedios o soluciones. Busca “tu bienestar” cuanto antes, no lo dejes para mañana. Lo que no tiene remedio, no tiene remedio… Ya sabes a qué me refiero. Busca el modo de sobrellevar, lo mejor que puedas, lo que quiera que sea que te esté tocando vivir. Y si tú sol@ no puedes, entonces, pide ayuda.

Llama, entra, haz lo que quieras… ¡Estás en tu casa!

© Lucía Arranz